Blog

06 Febrero, 2019

Por:

¿Haces listas? ¡Ganarás tiempo y autoestima!

Las listas de tareas de toda la vida se han puesto de moda. ¿Por qué? Porque necesitamos organizarnos mejor y controlar el estrés. Pero no vale una lista cualquiera. Hay que saber hacerlas.

Listas: ¿una moda o más que eso? "Son una herramienta eficaz porque nos permiten recordar sin sobreesfuerzo mental. Y, si se hacen bien, nos ayudan a alcanzar un objetivo final, lo que conlleva muchos beneficios",

3 tips para hacer (bien) una lista.

  1.  Saber identificar lo prioritario y lo secundario.
  2.  Ser realista escribiendo las tareas concretas y formuladas en positivo.
  3.  Mantener una actitud flexible para poder modificar la lista, ya que las circunstancias pueden cambiar porque la realidad no se puede controlar al 100%. 

Es cierto que tener una lista de tareas pendientes puede ser percibida como la muerte de la creatividad para ciertas personas. Pero para otras, tener presentes los pequeños pasos que deben dar para conseguir un objetivo final, es básico.

Las listas ayudan a optimizar el tiempo. Te hacen ser mucho más organizado y productivo, con lo que se reduce el estrés, la ansiedad y la indecisión. Y un truquillo: si haces las listas la noche anterior (no te llevarán más de dos minutos), te levantarás sabiendo a qué día te enfrentas y adaptando tu energía instintivamente.

Ganarás bienestar Organizar nuestro tiempo y trabajo mediante listas nos reporta beneficios psicológicos muy grandes ya que "lograr realizar las tareas más importantes que te habías planteado, te hace estar más tranquilo, genera un gran placer y fortalece la autoestima".  

Déjate espacios para "no hacer nada" En tu lista debe haber espacios libres de acción porque hay que contar con los imprevistos del día a día, que son frecuentes. La mayoría de 'fans' de las listas lo tienen presente.

Define tiempos limitados para las tareas, a la hora de planificar el tiempo para cada tarea es importante contar de más que de menos, ya que si no, podemos llegar a sentirnos agobiados y las listas pueden acabar siendo algo estresante en vez de una ayuda. 

Debemos planificar primero pequeñas acciones fáciles de hacer y muy mecánicas, para luego seguir con las de más dificultad y acabar con tareas que vuelvan a ser fáciles y placenteras.

Ya lo ves, las listas ayudan, y mucho, siempre que sean "conseguibles", es decir, no te pongas más de siete tareas al día porque no serían asumibles y todo lo que ocupe tu lista deben ser cosas que solo tú puedas hacer, es decir, también debes aprender a delegar cuando sea posible hacerlo.

 

Empieza tempranito

 

Otro hábito que ayuda a cumplir con tu lista de tareas es trabajar sin interrupción las dos primeras horas de la mañana. Avanzarás y el resto no se te hará tan pesado. ¡Ah! un detalle importante: utiliza el móvil para conseguir tus objetivos. Y las redes sociales o el correo electrónico (no urgente) déjalos para momentos de ocio.