Blog

28 Diciembre, 2018

Por:

¡Despídete de tu oscura cocina!

Que levante la mano quién haya deseado en alguna ocasión tener una cocina más luminosa. Sí, seguramente seríamos muchos los que nos uniríamos sin dudarlo a este llamamiento. Y, aunque los milagros no existen, en decoración se puede hacer (casi) magia. ¿Cómo? Con mucho ingenio y buenas soluciones. Así que nos hemos enfundado el traje de ilusionista y hemos sacado de la chistera diez ideas infalibles con las que llevarás sí o sí más luz y claridad a tu cocina.

Más cristal, más luz

¿Buscas una solución definitiva? Sustituye una de sus paredes por tabiques de cristal o una puerta corredera en este material. Sí, implica una pequeña obra, pero vale la pena. No solo inundarás de luz la cocina, sino que ganarás sensación de amplitud.

Da brillo a las paredes

¿Y por qué no recurrir a las baldosas? Tras el boom de la pintura como revestimiento estrella en la cocina de los últimos años, las baldosas parecen reclamar de nuevo su protagonismo.

Encimera reflectante

Apuesta por un material en acabado claro y con un punto brillante. Son muy buenas opciones el mármol –aunque al ser un material poroso es sensible a ciertos productos. Si tienes los muebles en blanco, puedes optar por un tono un poco más subido para crear un sutil contraste.

¿Screens o estores?

Ambos son una buena opción, sobre todo si los eliges en tonos claros y en el caso de los screens, de trama abierta, para que entre mayor claridad. El factor de apertura suele oscilar entre el 0 y el 20% para los más abiertos.

Si todo es blanco, elige un suelo en tonos tierra, que dé calidez sin quitar ni un ápice de luz a la cocina

Pero antes de elegir una u otra opción debes valorar su mantenimiento. Los screens, al estar confeccionados con un tejido técnico, son muy fáciles de limpiar –basta con un paño húmedo o con la aspiradora–, son ignífugos –detalle importante en la cocina– y buenos aislantes térmicos. Si prefieres los estores, procura elegir un tejido fácil de lavar a máquina. Lo agradecerás para su mantenimiento.

Antepecho de vidrio

El antepecho es una de las zonas de la cocina más expuesta a salpicaduras, por lo que es básico protegerlo para facilitar su mantenimiento.

Si optas por un cristal templado, de unos 5-6 mm de espesor para mayor seguridad, acertarás seguro. No solo es fácil de limpiar, sino que es un aliado de la luz por su poder reflectante. Elígelo transparente, traslúcido o, incluso, de color.

Muebles con efecto espejo

¿Te gusta el acabado brillante? Estás de suerte, porque con cambiar las puertas de los armarios por unas en lacado blanco brillante tu cocina parecerá otra. Y para los armarios altos, puedes apostar por vitrinas con acabado translúcido. La luz rebotará en estas superficies multiplicando la claridad. ¡No falla!

Electrodomésticos de acero inoxidable

No te olvides de los electrodomésticos. Úsalos como "espejos" de la luz. ¿Cómo? Elígelos de acero inoxidable o panélalos igual que los muebles, sobre todo si estos son de acabado brillante. Cualquier pequeño detalle cuenta a la hora de sumar claridad a la cocina.