Blog

24 Diciembre, 2018

Por:

Cómo ordenar tu cocina

 

¿Cuál es el secreto de una cocina en orden? Tener un sitio para cada cosa, reunir los elementos por tipo y... Sigue leyendo y ¡te los aprenderás todos!

 

Una despensa bien ordenada. Lo primero es vaciar la despensa. Saca todo a una mesa. A continuación, clasifica los productos que tienes por bloques de alimentos: latas, pastas, legumbres... Coloca lo que caduca antes en primera fila, así no tendrás que tirar nada.

 

La vajilla, según su uso En el vajillero, organiza las baldas con lo que más usas más a mano: los platos juntos y ordenados por tipos, un estante para vasos y copas, y otro para las tazas y los boles de desayuno.

 

¿Y lo más pequeño? Aprovecha los cajones para poner lo más delicado o los boles más pequeños. Y sigue la regla del dos: "Dos vasos, boles o tazas por cada miembro de la familia". Así no acumulas.

 

Los cajones son tus aliados ¿Acumulas botes de especias en la encimera? La solución es un cajón: mételas en una caja de madera para ordenarlas y clasificarlas mejor. Estas con asa son más fáciles de coger.

 

¿Dónde van las patatas? Es recomendable que no guardes en la nevera ni patatas, ni cebollas ni ajos. Destina un cajón para guardarlas en un lugar fresco y oscuro. Eso sí, no las mezcles entre sí, ni tampoco verdura y fruta. Destina una cesta a cada tipo de alimento.

 

El rincón de las ollas Los armario esquineros son una gran solución para las ollas y cazuelas que más ocupan. ¿Un consejo? No guardes las que no uses. Solo necesitas tres ollas y sartenes y una plancha.

 

El cajón de los tápers Suele ser el lugar más desordenado de la cocina, ¿o no? Lo mejor es guardar cada táper dentro de otro del mismo tamaño. Las tapas pueden ir dentro de otro recipiente. Si en un mes no aparece la tapa de uno, ¡deshazte de él! 

 

¿Qué hago con el reciclaje? Esta cocina incorpora un minicubo en la encimera para tirar la basura orgánica. Y aunque no todas las cocinas lo tienen, sí podemos apuntarnos como máxima que la basura no debe estar a la vista.

 

Cajones para el reciclaje Las cocinas modernas los incorporan. Si la tuya no lo es, lo más práctico es la zona de reciclaje esté cerca del fregadero y cerrada. 

 

Cada cosa en su cubo Reciclar también es un sinónimo de ordenar, así que puedes clasificar tus cubos de basura con distintas etiquetas o bien utilizar bolsas con los colores del reciclaje. ¿Los recuerdas? El verde para el cristal, el amarillo para plástico y envases y el azul para el papel. 

 

El armario de la limpieza Destina un armario para ordenar todos los productos de la limpieza en un solo espacio: baldas para los guantes, estantes para los productos... Reserva un rincón para guardar la fregona o incluso la tabla de planchar.

 

Clasifica los productos de limpieza Lo más práctico es poner lo que usas a diario en un estante y lo que usas semanalmente en otro. Los productos más peligrosos deben estar en las baldas más altas. Las cajas y cestos son ideales para guardar las pinzas y objetos pequeños. 

 

Una zona de plancha muy bien ordenada Reserva un lugar para todo lo que necesitas a la hora de planchar, por ejemplo, instalando la zona de plancha en una estantería en la pared. Usa cestos para mantenerlo bajo control.

 

Rincones que ordenan Las islas de la cocina pueden ser grandes aliadas para guardar los manteles, las servilletas... ¡Aprovecha cualquier hueco!

Ordenar es fácil si tienes claras las claves y las conviertes en rutina.

Solo lo justo

Antes de organizar la cocina, quédate solo con lo que usas y necesitas. Si tienes utensilios o electrodomésticos que ocupan y no utilizas, regálalos. Y lo que esté estropeado, tíralo.

Define las áreas

Para que la cocina no sea un caos, todo (menaje, utensilios, comida...) debe estar agrupado y cerca de donde se necesita. Es decir, reúne los alimentos en una zona, el menaje en una vitrina...

 

Despeja la encimera

Los expertos en orden apuestan por tener en ella como máximo 3 utensilios. Sobre todo, que sean cosas que usas a diario, de lo contrario que estén guardadas. Puedes aprovechar el antepecho con ganchos y barras.

Divide y vencerás

De nada sirve tener muchos armarios y cajones, si no están organizados. Para que nada se mueva y todo tenga su sitio usa cajas o cestos en su interior. Mídelos primero para decidir qué combinación los aprovechará mejor.