Blog

07 Noviembre, 2018

Por:

Cómo organizar la cocina

 

¿Qué no debe faltar en tus cajones? ¿cómo debes almacenar los alimentos? ¿con qué recipientes ganas espacio y evitas gastar sin motivo? Si te organizas bien en la cocina, evitarás tirar comida y dinero.

Ordena el refrigerador cada vez que metas algo, pon delante lo que antes caduque. De lo contrario, habrá paquetes o toppers que quedarán perdidos en el abismo del refrigerador. Y atención a cómo guardas los alimentos para evitar que se estropeen antes y acabar tirando. 

Adiós mil ollas, ¡hola, olla exprés! ¿Sabes que una olla rápida te permite ahorrar el 50% de la energía que usas con una olla normal? Revisa tu batería de cocina. ¿Cuántas ollas no usas nunca? Sácalas del armario y deja espacio para las que sí utilices y para una olla rápida. Te compensará con tiempo y rebajas en la factura.

Despensa en equilibrio. Evita las compras 3x2 de alimentos que caduquen pronto o no consumas frecuentemente. De lo que sí debes tener reserva es de alimentos básicos como harina, arroz, aceite, legumbres y conservas como salsa de tomate o atún

Dedica un gabinete a tus toppers es una gran ayuda para ahorrar. Cocinar de más y congelar te permite ahorrar porque, usando la misma energía, consigues comida para más días y, además, te aseguras platos para esos días sin tiempo ni ganas en que los precocinados de súper te tientan más.

Los tarros, ¡llénalos hasta arriba! Tendrán menos aire y, por lo tanto, menos posibilidad de que se oxiden los alimentos. Si los guardas en cajones, que sean rectangulares para aprovechar mejor el espacio y, además, que sean transparentes para controlar mejor si es necesario comprar reservas o no. 

Electrodomésticos que te ayudan y herramientas perfectas como un buen kit de cuchillos. Guárdalos para tenerlos a mano porque si tienes un buen robot, por ejemplo, no te costará ponerte a cocinar y aprovecharás mucho mejor los alimentos, incluso los que están a punto de decir adiós a la vida.

Un recipiente para cada alimento. No mezcles lo que no debes porque acelerarás que se estropeen.

¿Agua a la vista para gastar menos? En serio. Es un truco facilísimo pero muy efectivo. La explicación: ver botellas de agua te "invita" a beber más agua. Así, no solo evitas beber otras bebidas (más caras) sino que evitas también picar. Te cuidas más y gastas menos.

Organiza decorando Las baldas no solo son un must de las cocinas, sino que te ayudan a tener tarros con alimentos a la vista. Los que más uses. Si los tarros no solo le darán un toque más cálido a tu cocina, sino que te ayudarán a controlar con una simple ojeada lo que te queda y lo que debes reponer.   

Lo que no debe faltar son las bolsas para congelar. Son fáciles de guardar porque ocupan muy poco. Y son imprescindibles en tu cocina porque evitan que tires comida, con lo que el ahorro es evidente

Pero antes de empezar a organizar tu cocina y tus alimentos, hay algo indispensable que hacer: la lista de la compra. No vayas al súper o al mercado improvisando menús a cada alimento que ves. Lo mejor para ahorrar es dedicar 10 minutos a hacer un menú semanal y una lista de la compra que se ajuste a él. Evitarás comprar de más con el riesgo de que los alimentos se estropeen y tampoco caerás en caprichos que desequilibran el presupuesto familiar de la manera más tonta.

Sé eficiente... también en la cocina

Por ejemplo, si acabas de escaldar verduras, aprovecha el agua y el calor acumulado para hervir unos huevos o unas patatas. ¿Otro truco? Para hervir, si quieres que todo se cueza más rápido y gastes, así, menos energía, corta los alimentos en trozos más pequeños. Y uno más: cuando llegues del mercado con las verduras, dedica un rato a prepararlas; no es lo mismo llegar a casa y ponerte a cocinar teniendo que cortarlo todo, que encontrártelo todo listo para lavar y cocinar.