Blog

03 Noviembre, 2018

Por:

Cómo ordenar la vajilla

 

A veces no le prestamos demasiada importancia, pero la vajilla es parte de nuestro día a día. No tenerla en orden puede generar sensación de caos en la cocina o el comedor, así que organízala bien y consigue un look "de revista"

La vajilla de uso diario, siempre a mano, guarda los platos que usas cada día en la cocina. Si los guardas en un cajón, usa soportes como estos para que no se muevan cuando abras y cierres el cajón.

Clasifica por tamaños y tipos. Por lo general, en una vajilla hay tres grandes tipos de platos: los hondos, los planos y los de postre. Ordénalos apilados según el tamaño. Y lo mismo con la cristalería; disponla por filas y tipos: copas de vino, vasos, copas de cava...

Aprovecha el espacio de manera original. Si no quieres colocar las tazas una encima de otra, puedes colgarlas en ganchos. Resaltarás las piezas guardadas, ganarás espacio y además parecerá que todo está más ordenado.

Protégela del polvo. Guarda las copas y vasos a través del vidrio para protegerlos del polvo en un mueble o armario con puertas.

Un aliado en el comedor. Aparadores, vajilleros, alacenas... Son los muebles perfectos para guardar la vajilla de manera ordenada y tenerlo todo a mano.

Presumir de vajillas no hace falta que la tengas escondida, sobre todo, si es tu preferida. Expón la vajilla como si fueran piezas de museo con los platos apilados y las bandejas apoyadas frontalmente en el fondo del mueble. 

Almacenaje en el comedor puedes tener una gran vitrina con cajones para guardar la cubertería y la mantelería. Así, tienes todo lo que necesitas para preparar la mesa junto.

La cubertería, también debes tener los cubiertos clasificados con separadores en el cajón evita el caos.

No hace falta tener tres o cuatro vajillas. Sobre todo, si no tienes espacio o no eres de los que celebran fiestas en plan "Mi gran boda griega". Basta con una vajilla para uso diario y otra para celebraciones especiales.

En la cocina

Guarda la vajilla que uses a diario en la cocina. Es una cuestión de comodidad y de optimizar el espacio de los armarios.

En el comedor

Elige el mueble que más te guste, desde la alacena, a la vitrina pasando por un aparador. Guarda ahí la vajilla más especial junto con la cristalería que no usas a diario. Si el mueble tiene cajones, aprovéchalos para guardar la cubertería y la mantelería. De ese modo, tendrás un rincón con todo lo necesario para tener la mesa preparada.