Blog

30 Octubre, 2018

Por:

Los mejores trucos de lavado para la cocina

Limpia los restos de comida

Nunca, pero nunca dejes los trastes con comida. Además de que pueden manchar o impregnar de olores, los restos de comida pueden pegarse, haciendo más difícil la limpieza. En whatshome hemos aprendido que es mucho más sencillo mantener la cocina limpia si, inmediatamente después de usar algo, le quitamos los restos de comida.

Escoge bien los estropajos

No todos los materiales funcionan de la misma manera. Para lavar utensilios con antiadherente o cristalería, lo mejor es una esponja suave. En el caso de los platos de cerámica, los estropajos comunes funcionan muy bien. Los trastes cilíndricos o de difícil acceso se lavan perfectamente con escobillas. Y cuando de plano nada funciona, puedes usar (ocasionalmente) un estropajo de acero inoxidable.

Empieza por los más limpios

Sí, aunque no lo creas, lo mejor es empezar por lo más sencillo. Al lavar primero los trastes más limpios no solo despejarás más rápido el fregadero, sino que además dejarás que los platos más sucios se remojen antes de tallarlos.

Mantén limpios los estropajos y esponjas

¿Sabes la cantidad de bacterias que puede tener el estropajo que usas para lavar los trastes? Para evitar contaminar tus platos lo mejor que puedes hacer es mantener las esponjas secas, quitarles todos los residuos de comida y calentarlas en el microondas durante un minuto, por lo menos una vez a la semana.

Además de hacer esto, lavamos los estropajos con el mismo lavatrastes. Al ser tan espeso, solo necesitamos unas gotitas para generar mucha espuma y dejar todo impecable.

Es cierto que elegir el estropajo ideal es súper importante, pero lo más importante es usar el mejor lavatrastes.

TIP: Cómo elegir el mejor lavatrastes

Tal vez en los anaqueles del súper se vean iguales, sin embargo, a la hora de cortar la grasa no todos funcionan de la misma manera. Si necesitas usar mucho líquido o te la pasas tallando, es momento de cambiar de lavatrastes.

Para facilitarte las cosas, busca lavatrastes líquidos ya que, además de dejar todo muy limpio, cuidan tus manos. (Si tu piel es particularmente sensible, ni se te ocurra usar detergentes en polvo o en pasta. Te pueden irritar mucho). También es importante que consideres el rendimiento del producto, es decir, cuánto puedes lavar con una botella. Entre menos producto necesites, mejor para tu bolsillo.

Usa agua fría para los residuos de lácteos

Toda la vida hemos escuchado que lo mejor para lavar los trastes es usar agua caliente. Pues, hemos comprobado que esto no siempre es así. Cuando cocinamos platillos con lácteos, como unos macarrones con queso gratinados, nos dimos cuenta de que era más sencillo lavar el refractario con agua fría que caliente.

Con estos sencillos trucos destruye grasa difícil desde la primera pasada y mantén tu cocina siempre limpia.