Blog

27 Octubre, 2018

Por:

Imprescindibles para decorar el comedor con buenas energías

Cuando nos preguntan cómo debe ser un comedor, la respuesta suele ser ésta: acogedor y funcional. Queremos que sea un espacio con la atmósfera idónea para relajarnos y disfrutar de una agradable comida. Pero para conseguir tener un ambiente de este tipo donde reine la armonía hay distintos puntos que debemos considerar a la hora de decorarlo.


El color de la pared

Los tonos brillantes están especialmente recomendados para despertar el apetito, en cambio los colores apagados consiguen el efecto contrario. El objetivo debe ser crear un espacio visualmente amplio y luminoso, que nos invite a conversar y a disfrutar de la comida.

Elegir los colores claros como la arena, el beige o el blanco para la pared, nos permiten más posibilidades a la hora de decorar. Hay colores que debes evitar como son el azul o el negro ya que causan la sensación de no sentirnos cómodos en ese lugar.

Los colores de los complementos

Hay ciertos materiales en adornos y en muebles que son esenciales para crear un buen clima. Se trata de las plantas, los adornos terminados en madera y los objetos en color verde. Cuando decoramos el comedor con piezas en tonos rojos, amarillos, anaranjados, rosas, beige o tonos café añadimos calidez a la zona.

En el caso de los colores blancos o grises y los tonos metálicos, como el oro y la plata deben aparecer en elementos como las mantelerías o la vajilla, pero también en objetos como fuentes o candelabros en metal. Lo cierto es que un buen equilibrio cromático nos llevará a crear una atmósfera agradable.


El servicio de mesa

La utilización de los distintos colores en la decoración de una mesa de comedor, puede influir en el estado de ánimo de los invitados. Y por consiguiente en el resultado final del evento.

Así elementos como son las mantelerías, las vajillas y los diferentes accesorios, ejercen gran influencia sobre el ambiente generado alrededor de la mesa. El simple hecho de elegir el servicio de mesa adecuado para una ocasión especial, marcará la diferencia entre el éxito y el fracaso de una comida.

Cuando se trata de crear un ambiente relajado para comidas informales y familiares debemos incluir colores suaves, superficies lisas y sillas con cojines mullidos que las hagan confortables.

Sin embargo si queremos crear una atmósfera más estimulante y apropiada para una ocasión formal o de tintes románticos. Debemos incluir tonos fuertes, superficies duras y objetos más pesados como candelabros o algún otro elemento ornamental de envergadura.


El tipo de mesa

La forma de una mesa de comedor también influye sobre la atmósfera que se crea durante las comidas. De este modo una mesa redonda nos invita a un ambiente fraterno y ecuánime. La mesa cuadrada aporta estabilidad y la rectangular establece jerarquías al contar con dos cabeceras, que son más importantes que el resto de los puestos.

La distribución alrededor de una mesa redonda u ovalada resulta más armoniosa al poder hablar todos con todos. Ofrecen una óptima ubicación de las sillas se convierten en las mesas ideales para una comida relajada.

El tipo de sillas

Se recomienda que las sillas sean sólidas y cómodas con el respaldo alto para tener buen apoyo. La distribución de los puestos alrededor de la mesa es realmente importante, lo ideal es tener una pared detrás y tener vistas a la puerta. Los comensales que se sienten con una puerta detrás o que tengan los asientos de espaldas a una ventana, se sentirán vulnerables.

Asegúrate de que ningún comensal coma con la espalda dando a una esquina saliente o un ángulo recto que apunte directamente hacia la silla. Es algo que genera sensación de inestabilidad o intranquilidad por parte de quien se sienta allí.  Para evitarlo mueve el mueble que genera el problema o coloca una planta en la esquina para suavizar el borde.


La iluminación

Una buena iluminación siempre es un punto importante. Sobre el comedor debemos utilizar luces cálidas que iluminen bien la mesa para resaltar los alimentos y generar un ambiente más acogedor.

Las velas nos producen una luz suave que hará de la cena un momento íntimo y relajado. Para conseguir este mismo efecto con lámparas hazlo con luces indirectas que enfoquen hacia el techo. Se recomienda tener luces graduables para tener distintos efectos de acuerdo a la situación que se quiera lograr.

Los complementos

Las imágenes o fotografías recomendadas para decorar esta zona deben ser de frutas, escenas de la vida cotidiana o lugares de paisajes agradables que inviten a la tranquilidad y a la relajación.

La utilización de un espejo en la pared que llegue a reflejar la mesa, hace del espacio un lugar saludable. Crea la sensación de aumentar la cantidad de alimentos sobre la mesa, como símbolo de la abundancia del hogar.


Todos estos consejos están inspirados en la especial filosofía del Feng Shui, donde cada uno de los elementos juega un papel decisivo a la hora de crear un ambiente lleno de buenas energías.