Blog

04 Septiembre, 2018

Por:

Ideas para crear una pequeña oficina o despacho en casa

Con la vuelta al cole se dispara la búsqueda de ideas para optimizar el espacio de casa en busca de soluciones sorprendentes y muy decorativas que nos permitan trabajar en el mínimo espacio. Los interioristas lo saben bien por eso al diseñar sus encargos saben que además de práctico debe ser un lugar que entre por los ojos. 


1. Cómo transformar el escritorio en una mesa elevada para trabajar de pie

A veces nos viene fenomenal eso de trabajar de pie. Especialmente ahora que muchos usan ordenadores portátiles. Con esta idea puedes crear una mesa de trabajo en un rincón de cualquier rincón de casa. Desde el salón al dormitorio o ¿por qué no? La cocina. Necesitarás una tabla de madera y dos bases hechas con estanterías de madera (tipo IKEA), o de pladur a medida.

2. Como integrar un despacho en tu salón 

Si no tienes más remedio que invertir espacio en el salón hazlo con mucho estilo. En este caso han diseñado una gran mesa de madera con capacidad de almacenaje debajo. Imagino que esas rejillas van fenomenal para guardar dentro la impresora o el módem (recuerda que muchos aparatos necesitan respirar). Aunque lo realmente chulo es el efecto de esa pared imitación cemento (se puede hacer con chalk paint), y los estantes volados de madera y tubos de cobre pintados. 

3. ¿Cómo montar un escritorio aprovechando el hueco bajo la ventana?


En dormitorios de planta alargada puede ser una solución estupenda. Fíjate al fondo una gran mesa hace las veces de escritorio con capacidad para trabajar dos personas; en el lateral un gran mueble suma capacidad para guardar muchas cosas; y a la izquierda un sofá que perfectamente puede ser 2x1 (sofá y cama). Quedaros con la idea del papel pintado de inspiración geométrica o los grandes focos de superficie del techo. La persiana con lamas de madera pone la nota de calidez en un dormitorio juvenil perfecto. 

4. ¿Cómo montar un escritorio dentro de un armario?

Pues fácil: ¡Siendo creativos! Fíjate las puertas correderas que además son de espejo al abrirse nos descubren una zona de trabajo completa con una mesa y estanterías donde guardar muchas cosas. Recuerda que si te decides por esta opción debes tener previstos tomas de luz e interruptores dentro para no andar con cables por el medio. 

5. Una zona de trabajo "de revista"


Si te encanta el mundo del diseño y no va contigo eso de los muebles fabricados en serie, esta opción es ideal. Fíjate distintas estanterías voladas con sistema de sujeción oculto, y formas curvas y rectas que hacen de esta zona de trabajo un rincón perfecto para trabajar o simplemente decorar. 

6. Un escritorio a media que se abre y se cierra

Si no te acaba de convencer lo de que el teclado, el Pc, y tus apuntes anden pululando por un lugar poco idóneo de casa, tienes la opción de inventar alguna solución modular del estilo de la de la fotografía. Una vez cerrada será como un módulo de almacenaje XL en el que mantener ocultos todos tus "cachivaches" ¿Qué bien, no?

7. Creando estanterías con cremalleras y cartelas 

Cremalleras y cartelas son dos componentes del mismo sistema para crear estanterías tan rebonitas como la que veis en la foto. Su gran ventaja es las posibilidades inmensas que ofrecen y por supuesto el precio. A partir de ellas puedes poner baldas metálicas, de cristal, madera o rejillas, e incluso canastas. Pinta los apliques de colorines, suma alguna lámina con una frase inspiradora y recuerdos de tus viajes. ¡No demasiadas cosas que luego los dos sabemos que te distraes! 

8. Sólo para "urban jungle lovers" 

Siguiendo la misma idea de la foto anterior, trabaja una zona de trabajo original en la que el orden suba por las paredes y la llene de personalidad. ¿A qué no te parecería nada mal poner un escritorio en el salón si luciera así de chulo? Son muchos los elementos que tienes que apuntar además de las cremalleras y cartelas, también la silla de diseño azul (inspiración réplica Eames), la alfombra étnica, y por supuesto ¡las plantas!


9. Montar el despacho en cualquier lugar (incluso zonas de paso)

Es el ejemplo de la foto de la portada. Aprovechando un pasillo un poco más ancho de lo habitual podemos inventar una solución nada despreciable en la que montar un despacho. Lo ideal es que después de montar nuestra mesa y la silla de trabajo quedara un espacio para pasar de mínimo 80 cm.